Archivo | Delincuencia RSS feed for this section

Metralleta Hello Kitty.

21 Dic

Cronica de un secuestro.

7 Nov

6:00 am. Escucho un ruido ensordecedor, el despertador ha sonado una vez más, lo he escuchado tantas veces que debería estar acostumbrado, pero no es así, tantos años escuchándolo y no puedo evitar sentir flojera a la hora de levantarse, ni modo, es hora de ir a trabajar.

6:05 am. Me dirijo a la cocina, tomo la tetera y pongo agua a calentar a fuego bajo, nada mejor que un café por la mañana para despertar.

6:10 am. Me encuentro en el baño tomando una rica ducha con agua caliente, hace bastante frio.

6:20 am. No tengo tiempo de tomar mi café, creo que lo tomare en el camino. Lo vacio en un pequeño termo, tomo las llaves de mi camioneta y me dispongo a salir.

6:30 am. El día está bastante gris y congestionado de nubes, hay pocos carros por el boulevard. Que le pasa a la gente el día de hoy? Acaso  soy el único que trabaja en lunes? Da igual, la verdad no tolero el tráfico por las mañanas.

6:40 am. Estoy a unos 200 metros de llegar a mi trabajo. Pero qué demonios les pasa a esos sujetos, acaso no saben manejar! Una panel blanca me ha cerrado el paso intempestivamente, doy un violento frenon mientras hago sonar mi claxon, cuatro sujetos armados y con pasamontañas han bajado del vehículo, se dirigen hacia mí. Con una de sus armas rompen mi vidrio lateral y me gritan que baje del vehículo, lo tengo que hacer, no me puedo defender. Apenas bajo recibo un fuerte golpe en mi rostro que casi me hace caer, dos tipos me sujetan y me llevan hacia la panel. Esto es un secuestro.

6:50 am. Todavía estoy muy confundido y adolorido, la nariz me está sangrando y el pecho me duele y no estoy seguro de por qué. Varias preguntas y recuerdos vienen a mi mente como flashazos y sobre todo un miedo abominable invade mi ser, si, es ese miedo a la muerte, ahora sé lo que se siente.

7:00 am. No sé exactamente donde me encuentro, el miedo me había segado a tal manera que siquiera había notado que mis ojos y mi boca estaban cubiertos con lo que parecía ser cinta adhesiva y mis manos unidas tras mi espalda con el mismo material. No puedo hacer nada, solo escuchar. En medio de la música de banda, escucho voces que hablan del buen “jale” que han hecho y sobre el botín. Seguimos avanzando.

7:40 am. Este temblor no lo puedo controlar, mis nervios son un desastre. No creo que exista una sensación más poderosa que la que ahora siento, el más grande horror recorre todo mi ser, siento que me desmayo pero no sucede. Por primera vez siento que mi ‘alma’ se desprende de mi cuerpo, mezcla del horror y la incertidumbre. Habrá un miedo más grande que el miedo a la muerte? Nos hemos detenido.

8:20 am. Me encuentro amarrado a lo que parece una silla y siento que el cuerpo completo me duele, la boca me sabe a sangre. Al bajarme me han propinado una  golpiza y me pregunto por qué, acaso no ven que no me puedo defender. Ahora no sé que es más fuerte, si el miedo o el dolor. Ruego me dejen ir, les daré lo que sea pero déjenme ir, que les he hecho yo? Alguien grita: “cállate pendejo o te carga la chingada!”, he recibido un golpe más en mi cara, me empiezan a cubrir la boca con cinta. Estoy perdido.

9:10 am. Al parecer me encuentro solo en este lugar, no logro percibir sonido alguno, es un silencio abismal. Sigo amarrado a una silla y no puedo mover más que mi cabeza. Que pasara conmigo? Hasta hoy he sido escéptico pero el gran miedo que ahora siento me hacen suplicar a “algo” y por primera vez me encuentro pidiendo a Dios que si existe se apiade de mi, por favor no permitas que me pase nada, yo nunca he hecho nada malo, porque me está pasando esto a mi?

10:00 am. Escucho pasos que se aproximan, ahora alguien se encuentra frente  mí, con palabras altisonantes me empiezan a hacer preguntas  y que más vale les responda o si no me atenga a las consecuencias. Como se llama tu esposa?, Tienes hijos?, Cual es el número telefónico de tu casa?,  Cuanto ganas?. Me quitaron la cinta adhesiva y les respondí a todo fielmente excepto en lo último, me atreví a mentirles. Sentí una explosión en mi cara una vez más.  “No me quieras ver la cara de pendejo!, sabemos que eres propietario del lugar donde trabajas!”. En lo siguiente ya no me atrevía a mentir, estos tipos parecen saber todo sobre mi. Finalmente se fueron no sin antes taparme la boca con cinta.

11:00 am. En realidad no se qué hora es, trato de hacer una estimación mental pero es extremadamente difícil teniendo los sentidos bloqueados. Me encuentro solo nuevamente.

12:00 pm. Me siento muy adolorido del cuerpo, sobre todo la cara la siento muy hinchada, el dolor es grande, la sangre en mi boca está muy coagulada y me la tengo que tragar. Quisiera poder tomar un vaso de agua.

3:00 pm. Al parecer llevo mucho tiempo solo. A pesar de estar en completa oscuridad y silencio, mi mente es un torbellino de sensaciones, miedo y pensamientos negativos, no ha descansado un solo instante desde que esto inicio. Escucho pasos de varias personas y música de narcocorridos, vienen
hacia acá. “Cabron despierta!”, esperaba recibir un golpe pero no fue así. “Mira cabron, hemos llamado a tu vieja para pedirle dinero, te advierto que si no nos da 5 millones de pesos para pasado mañana hasta aquí llegaste!”. Después de escuchar eso sentí un terrible escalofrío recorrer mi cuerpo, la cantidad era grotesca, nuestro negocio no daba para tanto en tan poco tiempo.

5:00 pm. Me siento algo débil y con sed. No sentía hambre, ni sueño, solo me duele la cabeza.

8:00 pm. Ya quiero salir de este lugar, como quisiera estar en casa en compañía de mi esposa e hijos. Me pongo a pensar como estará mi esposa después de enterarse de mi situación, después de que estos desgraciados le han puesto el susto de su vida, sin poder dormir, tratando de conseguir por cualquier medio el dinero que han pedido. Tengo miedo, sé que no podrá conseguir esa cantidad, pronto moriré, no puedo pensar en otra cosa.

10:00 pm. La situación continua igual, nadie ha venido a verme, hace unas horas me han dado ganas de orinar y tuve que hacerme en los pantalones, comienzo a sentir hambre.

1:00 am. Por primera vez después de todo lo que ha pasado, empiezo a sentir algo de sueño y ganas de vomitar, tengo que aguantar esta sensación, vomitarme con la boca tapada me ahogaría, aunque tal vez sería menos doloroso que lo que me espera. El dolor ha disminuido un poco pero la posición a estas alturas es sumamente incomoda, si por lo menos pudiera ver el lugar en el que me encuentro aligeraría mi malestar.

8:00 am. No sé nada de lo que ha pasado las últimas horas, creo que perdí la conciencia y me quede dormido. Me siento mal y no soporto más la posición en la que estoy, trato de moverme pero es inútil, estoy totalmente pegado a la silla. El estomago me hierve y tengo la boca extremadamente reseca.

10:00 am. Escucho ruidos, alguien viene. Escucho voces que dicen: “Ahí que deshacernos de ese cabron!, pa’ que lo queremos! Igual podemos seguir con esto sin él”. ‘Cierto, da lo mismo este o no este, lo desaparecemos y seguimos el jale, así nos aseguramos por si algo sale mal” decía otro. Mi cuerpo se estremeció, empecé a sentir un horror tal que casi pierdo la conciencia, empecé a sentir
que el tiempo pasaba en slowmotion, los sonidos se empezaban a enmudecer por un zumbido. Es lo más horrible que a cualquiera le puede pasar, saber que está a punto de morir. En medio de toda esa mezcla de sensaciones y sentimientos escuche a alguien decir: “Ni modo cabron, te llego tu hora”, sentí que me pusieron algo en mi cabeza, seguramente el cañón de algún arma, mientras desesperadamente trataba de desatarme, pero todo fue inútil, el fin había llegado. De pronto…..

6:00 am. Escucho un ruido ensordecedor, me levanto estrepitosamente, era hora de ir a trabajar. Nunca había estado tan contento por escuchar ese sonido.

By: Galan de Balneario

A %d blogueros les gusta esto: